Consejos de seguridad ante eventos masivos religiosos

Cuide sus objetos personales:

Evite ir a la procesión con joyas o relojes que llamen la atención. De preferencia, no saque su celular, ya que los delincuentes están al acecho y suelen confundirse entre la multitud. Si debe llevar pertenencias, hágalo en una mochila pequeña y llévela por delante durante la procesión.

Evite las calles estrechas:

Si durante el recorrido se encuentra con gente aglomerada en una calle angosta, lo mejor es no ingresar entre la multitud y esperar a que el grupo se reduzca para seguir el recorrido.

Cuide a los niños pequeños:

Los niños suelen desesperarse mucho en las multitudes. Manténgalos siempre cerca y no los pierda de vista. Por precaución, que lleven consigo una tarjeta con sus datos y que sepan buscar a un policía, sereno o bombero en caso de que se aparten de usted.

Asista acompañado si lo necesita:

Cuando se trata de fieles de avanzada edad o con alguna discapacidad física, es recomendable que asistan siempre acompañados. Es preferible que se mantengan a una distancia prudente y lejos del tumulto.

Lleve una botella con agua:

En un evento masivo como una procesión, que puede durar muchas horas, podría deshidratarse. Es por ello, que se recomienda portar un tomatodo o botella de agua para tomar en el camino.

No coma en la calle:

La mayoría de estos alimentos no están bien lavados o por el ambiente se malogran con más rapidez y las personas que los compran pueden ser expuestos a enfermedades digestivas.

 

“Recordemos que, nuestra seguridad es primero”

^