Cómo hablar a los niños sobre el COVID-19

El cambio de la rutina diaria, el aislamiento y la incertidumbre pueden llevar a la ansiedad, el miedo, la depresión, y la soledad. El exceso de información, los rumores, y la información errónea pueden hacerlo sentir angustia sobre el futuro. Cuando se siente así, sus hijos se dan cuenta, y quizás también lo sientan ellos. Y hablar con ellos sobre el tema puede resultar complicado.

La enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19) se ha convertido en un tema diario de conversación, por ello es inevitable que los niños tengan curiosidad y preocupación. Hablar con sus hijos de manera sincera y precisa los puede ayudar a entender qué está pasando, a superar algunos de sus miedos, hacer que se sientan seguros, y ayudarlos a que comiencen a enfrentar la situación. Para ello le presentamos algunos consejos:

1.  Sea honesto

Explíquele la verdad de la forma más adecuada para su edad: Los niños tienen derecho a conocer información veraz sobre lo que está pasando en el mundo, pero los adultos también tienen la responsabilidad de evitar que sufran. Utilice un lenguaje adecuado para su edad, observe sus reacciones y sea delicado con su grado de ansiedad. Los sitios web de organizaciones internacionales como UNICEF y la Organización Mundial de la Salud son buenas fuentes de información. Explíquele que parte de la información que hay en internet no es rigurosa, y que es mejor confiar en los expertos. 

2.  Enséñele a protegerse a sí mismo

Una de las mejores formas de proteger a los niños del coronavirus y otras enfermedades es, sencillamente, animarlos a lavarse las manos con frecuencia. No tiene que ser una conversación alarmante. 

También puede enseñarle a cubrirse con el codo al toser o estornudar, explicarle que es mejor no acercarse demasiado a las personas que tengan síntomas y pedirle que avise si comienza a sentir fiebre, tos o dificultades para respirar.

3. Dele consuelo 

Cuando vemos montones de imágenes preocupantes en la televisión o en internet, nos puede dar la sensación de que la crisis está por todas partes. Es posible que los niños no distingan las imágenes que ven en las pantallas de su propia realidad personal y crean que corren peligro inminente. Ayude a su hijo a lidiar con el estrés ofreciéndole oportunidades para jugar y relajarse siempre que sea posible. Procure que cumpla las rutinas y los horarios habituales, sobre todo la hora de irse a dormir. Transmita tranquilidad diciéndole que si bien la situación es difícil, si sigue las normas, todo el mundo estará a salvo. 

4. Elimine prejuicios

El brote de coronavirus ha traído consigo numerosas denuncias de discriminación racial por todo el mundo, así que es importante comprobar que su hijo no está siendo víctima ni está propiciando el acoso. Explíquele que el coronavirus no tiene nada que ver con la apariencia, el origen o el idioma que habla una persona. Si le han insultado o lo han acosado en la escuela, debería sentirse lo suficientemente cómodo para contárselo a un adulto de confianza.

5. Genere empatía

Es importante que los niños sepan que la gente se está ayudando con actos de amabilidad y generosidad. Comparta las historias de los trabajadores de la salud, los científicos y los jóvenes, que, entre otros, están trabajando para detener el brote y proteger a la comunidad. Para los niños puede ser un gran consuelo saber que hay gente compasiva tomando medidas.

6. Tenga conversaciones cercanas y atentas

Es importante asegurarnos de que nuestros hijos no se quedan angustiados. Cuando termine la conversación, trate de identificar su nerviosismo observando su lenguaje corporal y su respiración y prestando atención a si está utilizando su tono de voz habitual. Recuérdele a su hijo que pueden volver a hablar sobre cualquier tema delicado en cualquier momento. Recuérdele que le importa, que lo escucha y que siempre está disponible si hay algo que le preocupa.

Además de todo esto, es importante cuidarse durante este período, de esta manera podremos transmitir tranquilidad a nuestra familia. Duerma lo suficiente, mantenga una dieta saludable, y haga actividad física. Esto le permitirá cuidar a sus hijos y servirles de ejemplo para cómo enfrentar la situación.

 

“Recordemos que, nuestra seguridad es primero”

^