TESTIMONIO G4S: CONOCE LA HISTORIA DE NUESTROS EMBAJADORES DE LA EXCELENCIA

La pandemia ha cambiado mucho nuestras vidas, pero eso no significa que no podamos celebrar las cosas buenas que tenemos. El Día del Padre se acerca y, en G4S, queremos saludar a todos los padres que forman parte de nuestra empresa.

Estas son dos historias de Embajadores de la Excelencia de G4S, que cumplen a cabalidad no solo con su trabajo, sino también con la formación de sus hijos.

RAMIRO SALAZAR

Ramiro se desempeña como inspector en la base de Lima Este. Tiene ya 11 años en G4S y hoy se encarga de dar seguridad a entidades financieras. Sus compañeros y supervisores lo describen como un excelente colaborador, capaz de dar más del 100% en su compromiso con un trabajo bien hecho.

Ramiro también es padre de cinco hijos: Giuliana de 28, Diana de 23, Christian de 16, José Manuel de 12 y Franco de 10. Su trabajo en G4S, por el que está muy agradecido, le ha permitido darles una buena educación. Sus hijas mayores ya son profesionales y los más pequeños tienen su futuro asegurado.


“Estoy muy agradecido con G4S, le he tomado mucho cariño a la empresa. He tenido la oportunidad de recibir muchas y muy buenas capacitaciones, tanto en el área de transportes como cuando fui transferido a la de bancos. Me ha ayudado bastante a desarrollarme”, cuenta.

Habla con orgullo de todos sus hijos, en especial de Christian, un excelente estudiante. “Siempre nos ha traído muchas satisfacciones en casa”, recuerda. Él fue reconocido en el programa de Kids destacados de G4S gracias a su excepcional rendimiento académico. Por ello, recibió un bono para ayudar a su familia en la compra de útiles escolares, libros y la mochila que necesita en el colegio.

Pese a la pandemia, su trabajo, al igual que el de toda la empresa, nunca se detuvo. Afortunadamente, cumple con todos los protocolos que G4S ha creado para asegurar su salud y la de sus compañeros. “Hoy, todos debemos poner el hombro y llevar este barco a la otra orilla, con todas las precauciones posibles, claro”, dice como mensaje final a sus compañeros. 


José Maquén

José trabaja en G4S desde el 2006, en la Unidad Yugoslavia en Trujillo. Su labor es custodiar campos de espárrago y granjas de pollos como motorizado. Sus supervisores aseguran que muestra un gran compromiso, responsabilidad y muy buena disposición para trabajar y cumplir todas las tareas asignadas.

“Lo primordial en mi trabajo es la puntualidad, el orden, la disciplina y la buena actitud. Eso es lo que me ha permitido ser reconocido como Embajador de la Excelencia de G4S”, dice José.

José tiene cuatro hijos pequeños y apenas en enero nacieron sus dos gemelos. Sabe que su labor como padre es proveer de todo lo que necesitan y cuidar de su salud en estos tiempos tan complicados. El trabajo y la paternidad van, para él, de la mano.

“G4S me da la oportunidad de darle una buena calidad de vida a mi familia. Nos da la oportunidad de seguir creciendo, a mí laboralmente y a ellos porque me permite darles una educación”, afirma. 

José transmite a sus hijos los mismos valores que aplica en su trabajo. “Me gustaría que mis hijos aprendan que no hay nada más importante que la honestidad y la responsabilidad”, dice.

Hoy, todos debemos poner el hombro y llevar este barco a la otra orilla, con todas las precauciones posibles, claro
rAMIRO SALAZAR, INSPECTOR G4S
^