NUEVOS ESTANDARES PARA LA SEGURIDAD POST COVID 19

G4S Academy analiza cómo la industria de la seguridad podría cambiar luego del impacto de la pandemia de coronavirus.

Las empresas de todo el mundo están planificando para el futuro cercano y considerando cuál será la "nueva normalidad". La pregunta central para los profesionales de seguridad es "¿Cómo cambiará nuestra industria en un mundo post Covid-19?"

Para comenzar a responder una pregunta tan amplia, primero tenemos que mirar cómo la sociedad se ha adaptado y cambiado durante la pandemia de Covid-19 y cuáles de estos cambios continuarán siendo percibidos como normales, incluso cuando el Covid-19 ya no sea un lugar peligro claro y presente.

En otras palabras, ¿cuáles son los hábitos, impactos y tendencias de la crisis del Covid-19? y ¿podemos identificar cuáles de ellos probablemente permanecerán en el futuro? Estas nueva normalidad será la base sobre la cual se construirá la seguridad futura. G4S Academy ha creado una guía que analiza en detalle estos nuevos hábitos, impactos y tendencias, y predice cómo influirán en las soluciones de seguridad que se convierten en la "nueva normalidad".

Los cambios más significativos como resultado de Covid-19 se pueden clasificar en tres grupos; hábitos sociales, impactos económicos y tendencias de seguridad.

HÁBITOS SOCIALES

Hemos visto, y seguiremos viendo, un gran cambio en nuestros hábitos sociales, por ejemplo, un mayor enfoque en la protección de la salud y la conciencia social, más una reducción dramática en los viajes, y esperamos que esto continúe hasta cierto punto en el mundo post Covid-19.

Habrá una atención continua en la prevención y el control de infecciones. Esperamos ver más sistemas de detección y detección de fiebre, y un despliegue más rápido y una aceptación más amplia de las medidas de protección personal, tanto con distanciamiento físico como con el uso de EPP.

Trabajo remoto, compras remotas, deportes remotos, entretenimiento remoto, todo se ha vuelto remoto y el hecho más sorprendente, para muchos, es que está funcionando. Las personas se adaptaron a la obligación de mantener una distancia segura y adoptaron la tecnología remota que ya estaba presente en sus vidas. Por ejemplo, la monitorización remota mediante controles de seguridad virtuales como alternativa a las rondas de oficiales físicos ha tenido una gran demanda y esto probablemente seguirá sucediendo.

IMPACTOS ECONÓMICOS

El Covid-19 ha tenido implicaciones financieras para muchos, y la OCDE ha informado de una fuerte contracción en el gasto de los hogares. La mayoría de los sectores de ocio y cultura permanecieron inmóviles durante muchas semanas. Con ingresos menores o nulos y la producción detenida, las compañías han comenzado a reducir costos. Las actividades de seguridad se están racionalizando y será más importante que nunca proporcionar soluciones que sean ágiles y eficientes. Esto requerirá que los profesionales de la seguridad sean más ágiles, lo que significa que deberán tener la capacidad de establecer nuevos modelos operativos (internos o externos), respaldados por los procesos y el gerenciamiento adecuados. Es importante que los clientes conozcan la calidad de lo que están comprando cuando se trata de seguridad, no solo el costo. Las soluciones ágiles no siempre son las más baratas, pero son flexibles y pueden adaptarse a los desafíos rápidamente y sin comprometer los activos que buscan proteger.

Otros impactos económicos significativos de la pandemia se verán en el aumento del desempleo y el posible aumento resultante de la delincuencia. La Organización Internacional del Trabajo estimó que en el segundo trimestre de 2020, las horas de trabajo mundiales han disminuido en un 6,7%, lo que equivale a 195 millones de trabajadores a tiempo completo que pierden sus empleos en todo el mundo. Este aumento del desempleo es aún más alarmante cuando se considera junto con la investigación científica realizada en el Reino Unido e Italia, que encontró que en esos países se cometieron hasta 80,000 delitos monetarios adicionales cada año por cada punto porcentual que aumenta la tasa de desempleo.

Otro factor económico a considerar es el movimiento de bienes y servicios a través de las fronteras. A medida que el virus se propagó, las fronteras se cerraron y los países se cerraron, y el abastecimiento local de productos a veces se convirtió en la única solución. Las repercusiones de esta tendencia podrían verse cuando las empresas se vean obligadas a depender de productos locales, ya que el suministro desde más allá de las fronteras del país puede ser limitado. Si las corrientes de suministro se ven presionadas, aumentará la importancia de protegerlas.

TENDENCIAS DE SEGURIDAD

Desde el comienzo de la pandemia, la mensajería global ha consistentemente representado los beneficios de quedarse en casa, evitando lugares concurridos y, en particular, la necesidad de minimizar el contacto físico. Como era de esperar, aumentó el interés por la tecnología mediante la cual los procesos o procedimientos se realizaron con un contacto humano mínimo, especialmente la "tecnología sin contacto".

Podemos esperar un impacto duradero en las tendencias de seguridad en esta área, por ejemplo, el conteo automático de clientes y el control de flujo (para cumplir con las reglas de distanciamiento social en las tiendas), reconocimiento facial, control y detección de fiebre integrado, sistemas de monitoreo remoto, robótica y drones, etc.

Sin embargo, la automatización debe ser administrada. Siempre enfatizamos a nuestros clientes que la automatización no significa el reemplazo de personas. Lejos de allí. Para que un sistema automatizado sea efectivo, se vuelve aún más importante contar con información humana confiable y precisa para responder si algo malo sucede. Las personas están menos involucradas, pero su participación se vuelve más crítica.

Quizás una de las consecuencias más notables de la crisis de Covid-19 es que le ha dado un impulso inmenso a la transformación digital. La raíz de este impulso es el hábito remoto de todo lo que ha sido necesario adoptar. Creemos que la digitalización continuará, incluso en seguridad, donde los Centros de Operaciones de Riesgos (ROC) desempeñarán un papel central. Serán el centro donde se centraliza la información digitalizada y donde los operadores inteligentes (personas respaldadas por inteligencia artificial) actuarán sobre la información recibida según lo acordado con el cliente.

¿QUÉ SIGUE?

Pueden surgir nuevas amenazas después de la pandemia, lo que hace que sea más importante que nunca que el análisis de amenazas y riesgos sea parte del plan de mejora continua de cada empresa. Recopilar inteligencia y procesarla se convertirá en una actividad esencial de todo profesional de la seguridad. Del mismo modo, las empresas tendrán que considerar sus necesidades de seguridad y, con más personas trabajando de forma remota, la necesidad de proteger "solo" un edificio de oficinas se extiende a los hogares de los empleados.

Nadie tiene una "bola de cristal" para mirar hacia el futuro, pero al analizar el impacto actual, las tendencias y los hábitos formados durante la pandemia, podemos vislumbrar cuál podría ser la nueva normalidad para la seguridad.

new normal

Para obtener más información sobre cómo estos "nuevos estándares"  afectarán sus necesidades de seguridad, descargue aquí el informe completo que fue desarrollado como resultado de una colaboración global por especialistas de la G4S Academy, como Yannick De Smet, Gerente de Soluciones Estratégicas para G4S en Bélgica, autor de este artículo.
^