Skip to main content

Otitis en niños: Lo que debes saber

Cualquier persona puede tener una infección de oído a lo largo de su vida, sin embargo, es más común en los niños y uno de los motivos más frecuentes de consulta. Generalmente, se prescriben antibióticos, antihistamínicos y, lo fundamental, fármacos para el manejo de dolor, ya que los niños son menos tolerantes a este.

¿Qué es la otitis?

Es un proceso inflamatorio del oído medio que puede ser de origen viral o bacteriano.

¿Qué tipos de otitis existen y cuál es la más frecuente en esta época?

Los tipos de otitis que existen son: otitis media aguda, otitis externa, otitis media crónica y otitis media seromucosa. La que se presenta con mayor incidencia en esta época del año es la otitis externa, debido a que los niños suelen frecuentar las playas o piscinas.

¿Cuáles son sus causas?

Según un especialista de la Clínica Ricardo Palma, la otitis media aguda, otitis media crónica y la otitis seromucosa son siempre una patología de vecindad; es decir, un proceso infeccioso viral o bateriano de la vía aérea superior. En el caso de la otitis externa, la infección podría darse en las playas o piscinas.

¿Cuáles son los síntomas que presenta?

El síntoma predominante es el dolor de oídos, supuración auricular y disminución de la audición, fiebre y malestar general.

Recomendaciones de un especialista

  • Llevar al niño al especialista apenas presente dolor de oídos a fin de evaluarlo oportunamente.
  • Controlar siempre las infecciones que afecten la vía aérea superior (nariz, senos paranasales, oído medio, faringe, laringe y las estructuras amigdalares).
  • No usar hisopos ni cuerpos extraños para limpiar los oídos.
  • Fomentar la lactancia materna, pues previene el desarrollo de diversas infecciones, incluida la infección de oído.
  • No exponer al niño al humo de tabaco, pues aumenta el riesgo de contraer este tipo de infecciones.
  • Hacer que el pequeño paciente cumpla con el tratamiento completo indicado por el especialista, asegurando así su satisfactoria recuperación.

Fuente: Clínica Ricardo Palma

^