Skip to main content

Baja Estatura en niños: ¿Qué hacer?


El control del crecimiento y desarrollo de todo niño es fundamental para la prevención y detección de alteraciones del crecimiento. Aquellos niños que presenten talla baja o disminución significativa de la velocidad de crecimiento deben ser derivados al especialista. El manejo del retardo del crecimiento será exitoso en la medida en que su causa sea detectada y tratada a tiempo, señala la Dra. Karim Kundert, endocrinóloga de nuestra clínica.

¿Cómo saber si mi niño está creciendo correctamente?

La evaluación del peso y talla de los niños se realiza usando curvas de crecimiento dentro del control del niño sano. Ambos parámetros permiten evaluar si el patrón de crecimiento está dentro de los límites normales. Además de valorar el desarrollo puberal, la historia clínica del niño también será relevante, ya que incluye las estaturas de los padres.

 

¿Cuál es el crecimiento normal en centímetros desde bebé hasta llegar a la pubertad?

La velocidad de crecimiento de un niño, varía en las distintas etapas de su vida:

  • 1er año:24-25 cm/año
  • 2do año:12-13 cm/año
  • 3er año:7-9 cm/año
  • 4-10 años:5-6 cm / año
  • Prepuberal:3-4 cm/año
  • Pubertad: 7-12 cm / año. 
  • Estirón puberal: Pico de 8.8 cm / año en mujeres y 9.5 cm / año en niños
     
    Se considera que un niño tiene talla baja en un momento dado:
    Si la talla en relación a su edad se encuentra por debajo del tercer percentil o menos 2 desviaciones estándar con respecto a la talla media, según el patrón de referencia (curvas de crecimiento).

     

Las causas de talla baja pueden incluir:

Sindromes genéticos, pequeño para la edad gestacional sin crecimiento compensatorio, displasias esqueléticas o con defectos de la mineralización, desnutrición, enfermedades sistémicas, alteraciones del eje de la hormona de crecimiento, enfermedades endocrinológicas y metabólicas, problemas psicosociales, corticoterapia, talla baja idiopática familiar y no familiar, radio-quimioterapia.
 
Exámenes auxiliares para diagnosticar problemas de crecimiento en niños:
Según cada caso, se puede solicitar un dosaje de hormona de crecimiento e IGF-I, pruebas de función tiroidea, cortisol, cariotipo, edad ósea, función renal, entre otros.

 

Recuerda:

Solo tras una evaluación del especialista se indicará o no un tratamiento con hormona del crecimiento (GH), ya que éste no aplica en todos los casos y, a pesar de que generalmente es bien tolerado y seguro, existen posibles efectos adversos a considerar.
En todos los casos se recomienda seguir un estilo de vida saludable que incluya una nutrición adecuada, ejercicio y un adecuado hábito de sueño del menor.

 

Fuente: Clínica Ricardo Palma

El manejo del retardo del crecimiento será exitoso en la medida en que su causa sea detectada y tratada a tiempo
Dra. Karim Kundert, Clínica Ricardo Palma

 

^