Skip to main content

Glaucoma: Causas y tratamiento

El glaucoma es una enfermedad crónica del nervio óptico irreversible que puede deberse a varias causas y cuyo factor de riesgo más importante es la presión intraocular (PIO) elevada. Además, este mal constituye la segunda causa de ceguera del mundo occidental y el 50% de las personas que lo padecen en países desarrollados no lo saben.

Existe una gran variedad de tipos de glaucoma aunque en términos generales lo podemos clasificar según su origen (primario y secundario) y según la amplitud angular (ángulo abierto o cerrado).

¿Cuáles son los síntomas?

En la mayoría de afectados el glaucoma no suele mostrar síntomas hasta fases avanzadas de la enfermedad, cuando el daño ocular es significativo. Esto ocurre porque se produce una pérdida de visión lateral, que el paciente no advierte porque el cerebro tiene la capacidad de compensar la visión perdida y rellenar las zonas ciegas combinando las imágenes de ambos ojos para dar una imagen completa.

Es por esto que se le llama la enfermedad silenciosa y su detección precoz es crucial.

 ¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico del glaucoma es de vital importancia ya que es una enfermedad crónica que apenas da síntomas hasta que está muy avanzada, cuando la visión ya es en forma de túnel.

  • Con la PIO (presión intraocular)
  • Con el campo visual
  • Con una tomografía de coherencia óptica (OCT)

Factores de riesgo para la aparición del glaucoma

  • Hipertensión ocular
  • Mayor de 40 años
  • Antecedentes familiares

Tratamiento de Glaucoma

La mayoría de tratamientos del glaucoma van encaminados a aumentar el drenaje y en algunos casos a disminuir la producción de humor acuoso. Los principales tratamientos son tres, de menos a más invasivos:

Tratamientos médico-farmacológicos

  • Colirios hipotensores
  • Comprimidos

Tratamiento láser de carácter ambulatorio

  • Iridotomía láser
  • Trabeculoplastia
  • Ciclofotocoagulación transescleral con láser diodo

Tratamiento quirúrgico

  • Cirugía microinvasiva (MIGS)
  • Cirugía invasiva para casos más evolucionado
  • Cirugía filtrante (trabeculectomía y la esclerectomía no perforante
  • Dispositivos de drenaje (válvula de Ahmed y Baerveldt)

¡Recuerda! La detección precoz del glaucoma y el tratamiento a tiempo mejoran ostensiblemente el pronóstico visual de la enfermedad y pueden evitar la progresión hacia la ceguera.

Fuente: Centro de Oftalmología Barraquer

 
El glaucoma constituye la segunda causa de ceguera del mundo occidental y el 50% de las personas que lo padecen en países desarrollados no lo saben.
  ,  

 

^