Skip to main content

Prevención del cáncer oral

El diagnóstico de un carcinoma oral temprano tiene una supervivencia del 80% mientras que en el avanzado es del 35%, por eso es tan importante la prevención.
Las localizaciones de cáncer más prevalentes son cáncer colorrectal, mama, próstata, pulmón y vejiga. De ahí el papel importante y decisivo de la prevención, en cualquiera de sus modalidades:

Causas

Si bien es de causa multifactorial, los factores de riesgo más comunes son tabaco, alcohol y exposición al sol.

Cómo se diagnostica el cáncer oral

La exploración extraoral abarca cabeza y cuello, buscando signos de patología oral. En la exploración intraoral, se evalúan estructuras como encías, mucosa yugal, labio interno, velo del paladar, lengua y glándulas salivales. Se debe prestar atención a cualquier cambio en pigmentación, textura, gusto, volumen y calidad de la saliva. La lengua es especialmente importante, incluyendo inspección y palpación. En casos necesarios, se pueden utilizar herramientas adicionales para una mejor visualización.

La prevención

  • Prevención primaria
    El tabaco, la exposición solar y el alcohol son agentes importantes relacionados con el cáncer oral. Cualquier forma de consumo de tabaco supone un factor de riesgo, al igual que la exposición al sol sin protección y el consumo de alcohol. Es crucial prestar atención a síntomas nuevos sin causa aparente, como sangrado gingival recurrente, movilidad de dientes adyacentes, úlceras persistentes, dificultad al tragar, alteraciones salivales o parestesia en la lengua.
  • Prevención secundaria
    La detección precoz y la modificación de factores de riesgo son clave para mejorar el pronóstico y reducir la mortalidad del cáncer oral. La autoexploración, la biopsia ante lesiones sospechosas y los exámenes regulares de cabeza y cuello son fundamentales para el diagnóstico temprano y la supervivencia.
  • Prevención terciaria
    Se asocia al manejo de las secuelas secundarias al tratamiento del cáncer y al control periódico para prevenir la aparición de nuevas lesiones o tumores.

El diagnóstico temprano y la eliminación de factores de riesgo son fundamentales para mejorar el pronóstico y reducir la mortalidad asociada al carcinoma oral. En este sentido, el papel del odontólogo es crucial, ya que puede contribuir tanto en la detección precoz como en la prevención primaria, promoviendo la higiene oral, los hábitos saludables y realizando exploraciones regulares de la cavidad bucal. Es importante destacar que el diagnóstico temprano de un carcinoma oral tiene una tasa de supervivencia del 80%, mientras que en etapas avanzadas esta cifra disminuye al 35%.

 
 El papel del odontólogo es crucial
., .
Fuente: www.salud.mapfre.es
^